29 de Noviembre de 2013

La risa es la mejor medicina… ¿no es así, jefe?

      Personalmente, opino que sí. No puedo imaginar mi vida sin buen humor, sin compartir oportunidades de reír o sin reuniones con viejos amigos para reírnos toda la noche. No hay duda de que el humor tiene una importancia enorme en nuestras vidas. El sentido del humor ayuda a estar bien sin importar las duras circunstancias que se atraviesen, influencia a otros positivamente y nos ayuda a mantenernos jóvenes por siempre.  Es cierto, las personas con sentido del humor viven más y se mantienen jóvenes más tiempo que las personas negativas.

      El humor es infeccioso. El sonido de la risa puede ser mucho más contagioso que una tos, un estornudo o un bostezo. Cuando te ríes, compartes con otro parte de tu intimidad y felicidad. La risa puede ser también un poderoso antídoto contra el dolor y contra los efectos perniciosos del estrés y del conflicto. Es la mejor medicina para el cuerpo y el alma. Y lo mejor de todo, ¡esta medicina es divertida, gratis y fácil de usar!

 “Un chiste es una cosa muy seria” Winston Churchill

      Tengo que estar de acuerdo con Mark Twain cuando dice que el humor es la mayor bendición de la humanidad. Y es que las ventajas del humor para la mente y el cuerpo son infinitas. Sin mencionar las ventajas sociales, que discutiremos más adelante. Pero primero, veamos que pasa en el departamento de la salud.

      La risa y el humor te hacen sentir y te mantienen sano emocional y físicamente. Este sentimiento agradable que provoca la risa permanece en el cuerpo por mucho tiempo después de que terminaste de reírte de ese chiste tonto. Cuando se trata de la salud física, una buena risa te ayuda a mejorar tus defensas, disminuye las hormonas del estrés, disminuye el dolor, relaja la musculatura (hasta por 45 minutos) y previene las enfermedades del corazón. También te ayuda a mantenerte sano emocionalmente aún en los tiempos más difíciles. Disuelve las emociones angustiosas y evita que te sientas triste, ansioso o enfadado, mientras te estás riendo. Alivia la ansiedad y el miedo y te ayuda a relajarte y recargarte. Menos estrés implica más energía y eso, por supuesto, se traduce en mayor productividad en tu día a día. No solo hace maravillas con tu estado de ánimo, sino que también te ayuda a cambiar tu perspectiva.  Cuando te ríes de un problema o situación, esto es señal de que estas enfocándolo desde “el exterior”, creando una distancia sicológica y permitiendo un cambio de perspectiva. Al ver las cosas bajo una luz menos amenazadora, serás capaz de enfrentarlas sin sentirte abrumado. Si quieres leer más sobre los beneficios a corto y largo plazo de la risa, te recomiendo este link de la Clínica Mayo http://www.mayoclinic.com/health/stress-relief/SR00034

“Pienso que la persona más temible del mundo es aquella sin sentido del humor” Michael J. Fox

      Anteriormente mencioné que la risa también es beneficiosa desde el punto de vista social. Y no es ningún secreto que el humor fortalece las relaciones interpersonales y te ayuda a comunicarte, al tiempo que genera sentimientos positivos, creando vínculos emocionales con los demás. Añadir un poco de humor a tu día puede mejorar la calidad de tus relaciones con compañeros de trabajo, familia y amigos. Atrae a los demás hacia nosotros, mejora el trabajo en equipo, ayuda a evitar conflictos y promueve el compañerismo.

      El humor de buen gusto también puede ser una fuente de éxito en el lugar de trabajo. Mejora la moral, motiva y compromete a los empleados. ¡Y hasta te ayuda a mantenerte despierto en las reuniones! ¿Alguna vez has tenido que asistir a entrenamientos y seminarios que son tan aburridos que te preguntas si el tiempo se detuvo y te quedarás atrapado allí para siempre?¿Qué mejor manera de hacer que la gente te escuche, que añadir un poco de humor a tu discurso? Comenzar una exposición con un chiste es una manera muy común de captar la atención de la audiencia. Usar el humor con buen gusto a lo largo de un seminario o reunión hará que la gente recuerde lo que dijiste, los hará sentir cómodos y seguramente querrán trabajar contigo en el futuro.

      Michael Kerr, un orador internacional en temas de negocios, presidente de Humor at Work y autor de “La ventaja del humor: Por qué algunos negocios se van riendo todo el camino al banco” (Diciembre 2013), dice que la cantidad o tipo de humor que encontrarás en un determinado sitio de trabajo es un fenómeno casi enteramente cultural. “En sitios de trabajo que animan a las personas a ser ellas mismas - que son menos jerárquicos y más innovadores - las personas tienden a ser más abiertas con su sentido del humor”, dice. “Hasta las personas que no se sienten siempre muy cómodas en situaciones de humor, tienden a integrarse en ambientes más relajados donde el uso del humor se convierte en una forma de ser natural para todos”.

      Kerr explica que numerosos estudios sugieren que las personas que comparten un sentido del humor sano y positivo, tienden a ser más apreciadas y son vistas como más confiables. “El humor se ve también como un signo de inteligencia”, añade. “Todas estas características, así como el hecho de que el humor es un fabuloso rompehielos y puede derribar barreras, pueden ayudar a las personas a construir relaciones interpersonales en el lugar de trabajo y, especialmente en estos tiempos, las relaciones son críticas para el éxito”.

“Aquel que puede llenar una habitación con risa, está de verdad bendecida” Bennett Cerf.

      Entonces, ¿las personas graciosas son más exitosas en los negocios? Mientras que el humor puede aumentar la productividad y hacer que destaques, también puede ser ofensivo. Las personas graciosas tienen más probabilidades de ser percibidas como divertidas y agradables, así como más productivas y  personas con las que es más fácil trabajar. Y si eres un líder, el humor te ayudará a romper estructuras de poder y estar al mismo nivel con otras personas en la organización.  Esto es cierto, por supuesto, para el humor que funciona. El “humor hostil” por su parte, disminuirá la productividad, la sensación de bienestar, puede ocasionar que los demás se inhiban y que los compañeros de trabajo se sientan más irritados y menos motivados. Para leer más sobre el tema, recomiendo este link al artículo de la Revista Forbes “¿Son las personas graciosas más exitosas en los negocios?” http://www.forbes.com/sites/jennagoudreau/2012/02/21/funny-people-more-successful-in-business-humor-workplace/

      A todos nos gusta el buen humor…. pero no todo el humor es bueno.  Mientras el uso del humor oportuno y adecuado puede ser un recurso para cualquier líder, un chiste de mal gusto puede causar un inconveniente importante.  Puesto en términos sencillos, un chiste que rompe el hielo es bueno, un chiste que humilla o intimida a otros es muy malo. Y dado que el humor es muy subjetivo y cada persona es diferente, puede que no todos los compañeros de trabajo compartan tu sentido del humor y puede ser que tu jefe tampoco lo comparta. Evita el sarcasmo a toda costa, y si haces un chiste, asegúrate que es para levantar el ánimo a los demás en lugar de menospreciarlos. Nunca confundas ser un líder con ser un comediante. ¿Quieres algunos consejos sobre el humor en la oficina? Haz click aquí: http://www.forbes.com/sites/mikemyatt/2012/04/12/8-tips-for-using-workplace-humor/ere

      Don Rickles, un comediante estadounidense dijo: “No puedes estudiar para ser comediante; está dentro de ti. Es parte de tu personalidad.  Mi humor es una actitud frente a la vida”.  Si bien es cierto que algunos tienen un mejor sentido del humor que otros o una mayor habilidad de atraer a otros con sus chistes, esta no es una razón para no intentarlo.  No necesitas ser capaz de entretener a una multitud. Solo con reírte un rato con tus mejores amigos ya lograrás maravillas. Mantenlo simple y haz la prueba. ¡Vale la pena!

 

María Alejandra Uccello Fernández

Co-founder of Global Virtual Professionals


Facebook Twitter Google LinkedIn